Unidad de albañilería

Created viernes 26 enero 2018

Las unidades de albañilería se elaboran de materias primas diversas; la arcilla, el concreto y la mezcla de sílice y cal son las principales.

Se forma mediante moldeo, empleado en combinación con diferentes métodos de compactación, o por extrusión. Finalmente, se produce ya sea en sofisticadas fábricas bajo un estricto control industrial o en precarias instalaciones, incluso al pie de la obra donde será utilizada, mediante procedimientos rudimentarios y sin ningún control de calidad. Por lo tanto, las formas, tipos, dimensiones y pesos son extremadamente variables. La calidad, que va desde pésima hasta excelente se mide por el valor y por el coeficiente de variación de sus propiedades significativas.

La racionalización, aplicada para definir tipos y dimensiones preferidas de unidades, así como para clasificarlas de acuerdo a su calidad es importante para el desarrollo de la mampostería estructural.

Las unidades de mampostería se denominan ladrillos o bloques.

La Tipología de las unidades de albañilería se realiza basándose en el área neta, medida en proporción a la superficie bruta (área gruesa) de la cara de asiento, y en las características de los alvéolos.

El formado de las unidades de albañilería se realiza, para todas las materias primas -arcilla, concreto y sílice-cal- mediante el moldeo, acompañado y asistido por algún método de compactación compatible con cada material. En el caso exclusivo de la arcilla, se utiliza también la extrusión.