Historia de la Mampostería

Created viernes 19 enero 2018

La historia de la humanidad va de la mano con la necesidad de tener un lugar en donde protegerse de las inclemencias de la naturaleza. Para ello, se han empleado:

Evolución de la mampostería

De 1889 a 1891 se construyó en Chicago el edificio Monadnock para el cual se dictaminó que el espesor de los muros en la base sería de 1.80 m de espesor (ocupando un 25% del área de su base). Este fue el último edificio alto de su clase. Un material con tan elevado consumo y tan grande ocupación de área estaría llamado a desaparecer. Era claro que el problema no estaba en el material en sí, sino en la falta de conocimiento ingenieril del mismo, que imposibilitaba su análisis y dimensionamiento racional.


By David K. Staub, CC BY-SA 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6223185

En los últimos 40 años, el diseño y la construcción de la mampostería se racionalizó sobre la base de investigaciones analíticas y experimentales en diversas partes del mundo, incluyendo a México.

En 1954 se completó en Zurich el primer edificio de muros de carga de mampostería diseñada racionalmente. Su altura es de 20 pisos y los muros sólo tienen un espesor de 32 cm. Por su buen comportamiento sísmico, la mampostería correctamente reforzada se ha utilizado en la construcción de edificios de varios niveles con muros de carga con diferentes modalidades de refuerzo, que son competitivos económicamente con otras formas y materiales estructurales.

En México se ha popularizado el uso de la mampostería confinada en edificios multifamiliares de 5 a 6 pisos con muros de carga de 12 ó 24 cm de espesor. Esta mampostería se refuerza con elementos perimetrales de concreto reforzado, diseñados y construidos con base a reglamentos propios que recogen las investigaciones y experiencias realizadas.